Disciplina positiva: cómo educar sin gritos o por lo menos intentarlo

educación, respeto, la resaca del bebe

Disciplina positiva; cómo educar sin gritos o por lo menos intentarlo

¡Aitana, que vengas aquí ahora mismo! ¡Que te he dicho que te laves los dientes de una puñetera vez! ¡O comes o te vas castigada a la cama! ¡Si esta tarde te portas bien, luego a la noche te dejo la tablet para ver Frozen!

Hasta hace no mucho estos eran los recursos que yo utilizaba en casa para intentar que mi hija me hiciera un poco de caso.  Los gritos, las amenazas y los chantajes eran algunas de mis armas cuando la situación se ponía tensa y aunque muchas veces conseguía que mi hija hiciera lo que YO quería, lo cierto es que después me quedaba mal cuerpo porque sabía que no lo estaba haciendo bien del todo. Después de cuatro años de maternidad y dos hijos a mis espaldas, puedo decir que la paciencia ha aumentado un 2000% en mí, pero muchas veces me iba a la cama con la sensación de que seguía siendo una @malamadre por como gestionaba los berrinches de mi hija.

Sigue leyendo

Año nuevo, cuerpo nuevo o cómo adelgazar tras el parto

AÑO NUEVO CUERPO NUEVO O COMO ADELGAZAR TRAS EL PARTO

RESULTADOS

Ya hemos superado la temida cuesta de enero y seguro que a estas alturas much@s de vosotr@s habéis empezado ya a flaquear con las metas que os marcasteis a principios del 2019. Yo, como much@s otr@s, todavia no he empezado a cumplir ninguno de los nuevos propósitos, pero hoy no vengo a contaros cuales son las cosas que me he propuesto cumplir en los próximos meses, sino que vengo a hablaros de uno de los retos que me planteé después de ser madre y que con el año nuevo puedo decir que ya he cumplido. Hace seis meses que dí a luz y aunque sabía que mi cuerpo tardaría bastante en volver a ser el de antes del embarazo, me propuse cuidarme un poquito y lo cierto es que al poco de hacerlo empecé a notar los resultados. Hoy os cuento como lo he hecho y os enseño el cambio.

Sigue leyendo

Cuatro meses de bimaternid

dav

Os voy a contar un secretillo y os voy a decir cual es la fórmula mágica que me ha ayudado a superar estos cuatro meses de bimaternidad sin volverme loca: dosis infinitas de paciencia multiplicada por dos + hacerme la sorda en los momentos de locura + intentar ponerme en modo zen cuando en mi casa solo se escuchan lloros. No se si a vosotr@s os servirá mi fórmula, pero lo cierto es que a mi me ha ayudado por el momento a superar esta aventura tan loca llamada bimaternidad. Aunque en el post de hoy, a parte de contaros este secreto de @malasmadres, también os quiero hablar de como llevamos en casa eso de ser uno más en la familia y de las cosas que he podido hacer desde que soy madre de dos resacosos y que por cierto, con mi primera hija tarde casi más de un año en hacer. ¡Ayyy bendita experiencia!

Sigue leyendo

Mi segunda experiencia con la lactancia

Lactancia materna

Cuando hace exactamente dos años os hablaba en ESTE POST del maravilloso mundo de la lactancia materna y de lo dura que había sido la experiencia, poco me imaginaba que con mi segundo resacoso iba a ser tan diferente. Pero habiendo tenido un embarazo distinto, un parto tan rápido y un post-parto tan diferente al primero, la lactancia también tenía que serlo y efectivamente así ha sido. En esta ocasión también vengo a hablaros de dar el pecho a demanda, de calmar a vuestr@s hij@s con la teta cuando lloran y de amamantar a deshoras, pero desde otro punto totalmente diferente a como lo hice hace algunos años, porque una lactancia materna sin problemas también es posible.

Sigue leyendo

Mi segundo post-parto; rápido y diferente

 

dav

Cuando hace un mes os hablaba de mi experiencia en el segundo parto, justo acababa de terminar la cuarentena pero he querido esperar un poco más para hablaros también de mi segundo post-parto, porque en ese momento aún no había tenido la sensación de que me estaba recuperando de algo, como me pasó la primera vez, en la que esos 40 días se me hicieron eternos. Ya han pasado más de dos meses desde que di a luz y para seros sincera no he tenido ni rastro de cansancio extremo, ni sensación de frustración, ni síntomas de depresión como tuve en mi primer post- parto. Ahora me siento identificada con esas madres que salían del hospital y empezaban a disfrutar de su maternidad, pero sin olvidarme de aquellas que lo pasan muy mal nada más cruzar la puerta de sus casas con sus hij@s en brazos. Sobre todo porque yo he vivido en mis carnes las dos caras de la moneda y como en su día ya os conté cómo era la cara más oscura de un post-parto y porqué decidí llamar a mi blog «la resaca del bebé», ahora vengo a hablaros de la otra cara; la bonita, la que te hace disfrutar a tope de la maternidad sin remordimientos y casi sin preocupaciones y sobre todo la que te permite levantarte todas las mañanas sin resaca. Además he querido unirme a la iniciativa del club de las malasmadres #BellezaSinFiltro y mostraros como estába mi cuerpo post-parto hace 15 días, cuando justo habían pasado dos meses desde que di a luz. Allá va mi experiencia.

Sigue leyendo