Quien avisa no es traidor; tenemos en casa un angelito llorón

angelito.jpg  

A puntito de celebrar el primer cumpleaños de nuestra peque, me he puesto a pensar de nuevo en sus primeros días de vida y en la razón que tiene el dicho popular “quien avisa no es traidor”, lo digo porque nuestra hija ya nos avisó nada más nacer de que tenía unos buenos pulmones. Cuando llegó a este mundo estuvo dos horas de reloj llorando, un pequeño adelanto de lo que nos esperaría al llegar a casa. Lloraba por las noches y nos decían que eran gases. Por la mañana y nos decían que era hambre. Por la tarde y nos decían que era una hora muy mala para los bebés. Lo hacía cuando nos alejábamos de ella y era porque tenía mamitis/papitis. Cuando la dejábamos en la cuna y era porque la habíamos malacostumbrao a los brazos… Hasta que nosotros mismos descubrimos que la niña era llorona y punto. Pero la gente no nos creía, seguían pensando que la teníamos malacostumbrada o que estaba enferma, hasta que ellos mismos sufrían en sus propias carnes las consecuencias de los llantos de la ratilla.

La familia

¡Yo no recuerdo que mis hijos fueran así! Esto es lo que decían nuestros familiares cuando pasaban más de una hora con ella. Al principio los más cercanos pensaban que teníamos muy mal acostumbrada a la niña. Mis padres; ¡esta niña solo quiere brazos! Mis cuñad@s ¡a esta niña le pasa algo! Y después de varios meses descubrieron que no, que ni quería brazos, ni le pasaba nada, que simplemente era así, llorona.

Los amigos

¡Chica, que no será para tanto! Esto es lo que decían nuestros amigos, que nos llamaban exagerados cuando nos quejábamos de que la niña lloraba mucho. Hasta que por algún motivo vieron con sus propios ojos y sobre todo escucharon con sus propios oídos que la enana tenía buenos pulmones y también mala leche. Si la dejábamos con ellos un ratito y les montaba el pollo, rápido nos “pasaban la patata caliente”, ¡ahí ya no éramos tan exagerados! ¿no?”.

La profe

¡Menudos  pulmones tiene esta niña! Eso fue lo que me dijo la cuidadora de la guarde de mi hija el primer día que se puso a llorar “como una loca” (en defensa de la niña tengo que decir que estaba enferma la pobre). Los primeros días fueron perfectos, la niña se portaba genial, pero cuando “se arrancó” no hubo quien la parase. Recibí la llamada urgente de la guarde porque no eran capaces de controlarla y cuando llegué a por ella, la cara de su profesora, acompañada de ¡menudo carácter tiene esta niña!, me dejó claro que había tenido que sufrir en sus propias carnes el “Poder de los pulmones de Aitana”

Todo pasa

Pero como otro dicho popular bien dice; “el tiempo todo lo cura” y la niña llorona que teníamos en casa, poco a poco se esta convirtiendo en un angelito más sociable que se entretiene solita con un bote de papilla y una cuchara. Que duerme solita en su cuna y que se queda encantada con sus abuelos y sus tíos. Que si está insoportable en la calle, nuestros amigos saben calmarla (¡con una buena bolsa de “aspitos”!) y que en la guarde ya se han acostumbrado al poder de sus pulmones. Y tiempo es lo que ha pasado desde ese 28 de octubre de 2015 en el que una enana lloró más de dos horas seguidas nada más nacer, esa enana que desde entonces puso nuestro mundo patas arriba y que está a puntito de cumplir un añito.

¿A vosotr@s también os pasa lo mismo, tenéis un  angelito llorón en casa? , pues mi consejo es que lo aceptéis cuanto antes; os ha tocado el niño o la niña llorona y punto, pero sobre todo paciencia, que todo pasa.

 

 

 

Anuncios

4 pensamientos en “Quien avisa no es traidor; tenemos en casa un angelito llorón

  1. me identifico bastante con tu post! mi rubio es o fue muy llorón también. Tiene dos años y medio ahora, y mi madre cuándo me llamaba me decía calma a ese niño, y le decía lo tengo en breazos, nose cómo más calmarlo..pues esos lloros son de que le duele algo…y yo…que no que el niño es asi…hasta que lo han comprpbado con sus propios oídos que sí, que el niño es así y no le pasa nada. Mucha paciencia y mucho amor! y todo pasa!

    Le gusta a 1 persona

  2. Jo, no me lo imagino. Era mi mayor miedo porque yo vivo en el negocio y temía que se pasase el dia llorando y los clientes se quejasen pero la verdad es que tuvimos una suerte tremenda porque nunca dio una mala noche. Yo digo que esto es para que tengamos otro y entonces ese, llorará por los dos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s